Registro de Impagados Judiciales: Herramienta para paliar los problemas de la morosidad 

Artiaga Elordi Artiaga Elordi
4 de abril de 2024 Artículo escrito por Gloria Mostazo

El Registro de Impagados Judiciales (en adelante, “RIJ”) es una plataforma tecnológica creada para permitir al colectivo de abogados, por sí o en beneficio de sus clientes, realizar gestiones de cobro de deudas que se encuentran judicializadas (cuando su existencia o cuantía no sea discutida por el deudor) o en fase prejudicial, o que han sido reconocidas mediante resolución judicial firme. Es decir, se trata de una herramienta informática que permite a los abogados, por sí o en beneficio de sus clientes, consultar o incluir en un fichero de morosos informatizado, una deuda que haya sido previamente reclamada por el acreedor al deudor

Esta herramienta surge como consecuencia de la elevada morosidad que afecta a profesionales y a pequeñas y medianas empresas, que ante el impago de una deuda se ven obligados a iniciar un procedimiento judicial, que en la mayor parte de los supuestos obliga a acudir a la ejecución de la resolución judicial obtenida ante el impago voluntario del deudo, sin que, en ningún caso este último procedimiento suponga una garantía del cobro de la deuda, lo que genera una gran desconfianza en el sistema. 

Este Registro es por tanto, un fichero especializado de carácter crediticio que recoge información sobre deudas, tanto de personas físicas como de personas jurídicas. La información debe ser aportada por los despachos de abogados, en su propio nombre (en el caso de las juras de cuentas, o en representación se sus clientes (costas judiciales, deudas de cuotas de comunidades de propietarios, deudas de impagos de rentas, deudas por impagos de una pensión de alimentos, por una liquidación de gananciales, por una partición de herencia, etc.).

La plataforma a través de un proceso automatizado publica la información relativa al incumplimiento de la obligación dineraria en el fichero de morosos. 

Para que no se produzcan vulneraciones, los datos introducidos en el fichero deben cumplir los requisitos establecidos en el artículo 20 Ley Orgánica de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales, esto es: 

  1. Que los datos hayan sido facilitados por el acreedor o por quien actúe por su cuenta o interés.
  2. Que las deudas sean ciertas, líquidas, vencidas y exigibles, no siendo su existencia o cuantía objeto de discusión en un procedimiento.
  3. Que el acreedor haya requerido de pago al deudor y le haya informado de la posibilidad de inclusión en dicho fichero. A tal efecto de deberá notificar al afectado la inclusión de sus datos en el fichero y se le informará sobre la posibilidad de ejercitar los derechos establecidos en los artículos 15 a 22 del Reglamento (UE) 2016/679, dentro de los treinta días siguientes a la notificación de la deuda al sistema, permaneciendo bloqueados los datos durante ese plazo. 
  4. Que la cuantía de las deudas no sea inferior a 50,00 €.
  5. Que los datos únicamente se mantengan en el sistema mientras persista el incumplimiento, con el límite máximo de 5 años para personas físicas y 10 años para personas jurídicas.

En suma, el RIJ es una herramienta que permita conocer con antelación a la contratación de una persona física o jurídica, la existencia de impagos a su nombre.

Volver al índice

Más artículos sobre…

Otras categorías

Suscríbete a nuestro newsletter

y recibe todas las novedades referentes a Artiaga Elordi en tu bandeja de entrada.

"*" señala los campos obligatorios

Introduce tu nombre
Introduce tu email