A vueltas con el IVA en la cesión de vehículos de empresa

Coches Artiaga Elordi Coches Artiaga Elordi
28 de febrero de 2024 Artículo escrito por Nerea Tortosa

La reciente Sentencia núm. 131/2024 de nuestro Alto Tribunal, de fecha 29 de enero de 2024, versa sobre la sujeción al IVA de la cesión de vehículos para su uso a los trabajadores, habiendo el empleador cedente de dichos vehículos, deducido previamente parte del IVA soportado en la adquisición. Antecedentes estos, que nos encontraríamos en casi la totalidad de los casos que analicemos en nuestras Pymes.

Conviene recordar que la doctrina administrativa era coincidente con la posición del la Abogacía del Estado, al considerar que la cesión de los vehículos a sus trabajadores constituye un autoconsumo de servicios sujeto al IVA, lo que en la práctica conllevaba, a un devengo e ingreso de las cuotas de IVA por autoconsumo.

El Tribunal Supremo falla, adhiriéndose a la doctrina del TJUE, que la cesión de los vehículos es una operación no sujeta al IVA, que establece que no hay una prestación de servicios onerosa si no existe una contraprestación económica o una renuncia de derechos por parte de los trabajadores, no concurre una relación directa entre el servicio prestado por el empleador y el contravalor recibido del empleado. 

La Sala fija como doctrina jurisprudencial que la cesión gratuita de un vehículo afectado a la actividad empresarial, sin que el empleado renuncie a una parte de su retribución o a otras ventajas, no está sujeta al IVA.

Ahondando en otro aspecto interesante de las conclusiones del Tribunal Supremo en la Sentencia 131/2024 comentada, este sería la presunción establecida por el artículo 5.Tres de la Ley 37/1992 del IVA (LIVA): “Cuando se trate de vehículos automóviles de turismo y sus remolques, ciclomotores y motocicletas, se presumirán afectados al desarrollo de la actividad empresarial o profesional en la proporción del 50 por 100”. En su siguiente desarrollo, el precepto establece una serie de supuestos donde el grado de esa presunción se eleva al 100%.

 Pese a la anterior presunción legal «afecto a la actividad», la Administración Tributaria estaba considerando o utilizando el criterio de disponibilidad para uso privado, para determinar el grado de afectación del vehículo a la actividad.

Una vez más, el Tribunal Supremo, corrige a la Administración Tributaria, al eliminar la falsa relación existente entre la deducción de las cuotas de IVA y el criterio de disponibilidad, ya que el porcentaje calculado según criterio de disponibilidad se aplicará a la hora de imputar la valoración en la retribución en especie (IRPF), y no a efectos del Impuesto sobre el Valor Añadido, donde se podrá deducir el 50% de las cuotas soportadas con la adquisición del vehículo sin afectar el grado de disponibilidad para uso privado.

En todo caso, para deducir una cantidad mayor del 50% de las cuotas de IVA soportadas por la adquisición del vehículo, el contribuyente tendrá que demostrar que éste, está afecto a la actividad empresarial en porcentaje superior, al igual que sobre la administración recae la carga de la prueba para demostrar un porcentaje inferior, no siendo el medio adecuado el criterio de disponibilidad.

Consulta la sentencia aquí.

Volver al índice

Más artículos sobre…

Otras categorías

Suscríbete a nuestro newsletter

y recibe todas las novedades referentes a Artiaga Elordi en tu bandeja de entrada.

"*" señala los campos obligatorios

Introduce tu nombre
Introduce tu email