Deducción en la cuota integral del IRPF por inversión en empresas de nueva o reciente creación

Artiaga Elordi Artiaga Elordi
19 de abril de 2024 Artículo escrito por José Luis Valdés

En plena campaña de presentación de la RENTA (IRPF) 2023, interesaría recordar la deducción estatal y autonómica de la Comunidad Valenciana por inversión en empresas de nueva o reciente creación, como unas de las deducciones aplicables para minorar la cuota líquida estatal y autonómica del impuesto a ingresar por los contribuyentes.

Con estas deducciones, el legislador pretender favorecer la captación por empresas de nueva o reciente creación, de fondos propios procedentes de contribuyentes que, además de capital financiero, aporten sus conocimientos empresariales o profesionales (inversor de proximidad o business angel), o de aquellos que solo estén interesados en aportar capital (capital semilla).

Como consecuencia del carácter de tributo cedido del IRPF a las comunidades autónomas en el esquema liquidatorio y recaudatorio del IRPF, separando entre parte estatal y autonómica de la cuota íntegra, la deducción estatal por inversión en empresas de nueva o reciente creación minoraría exclusivamente la cuota íntegra estatal.

Por el contrario, la deducción autonómica aprobada por la Comunidad Valenciana por estas mismas inversiones se aplicaría exclusivamente a los contribuyentes que durante 2023 hayan tenido su residencia habitual en el territorio, y se aplicarían en su totalidad para minorar la cuota íntegra autonómica.

La aplicación de ambas deducciones a la vez es incompatible: la opción entre la aplicación de la deducción contemplada por la normativa autonómica o la deducción estatal corresponde al contribuyente.

La deducción estatalpor inversión en empresas de nueva o reciente creación se encuentra regulada en el artículo 68.1 de la Ley 35/2006 del IRPF, y cuenta con significativas novedades a partir de 1 de enero de 2023.

Así, el importe de la deducción aplicable será el 50% a partir de 1 de enero de 2023 sobre las cantidades satisfechas en el ejercicio por la suscripción de acciones o participaciones de la empresa nueva o de reciente creación.

La base máxima de la deducción será de 100.000 euros, estando formada por el valor de adquisición de las acciones o participaciones suscritas por el contribuyente. 

Podemos señalar como aspectos básicos de la inversión incentivada fiscalmente los siguientes:

  1. La empresa debe revertir la forma jurídica de Sociedad Anónima, Sociedad de Responsabilidad Limitada, Sociedad Anónima Laboral o Sociedad de Responsabilidad Limitada Laboral, de acuerdo con la Ley de Sociedades de Capital. Además, la empresa no podrá estar admitida a negociación en ningún mercado organizado.

  2. La sociedad deberá disponer de los medios materiales y personales para el desarrollo de la actividad económica. En particular, nunca podrá ejercer de actividad la gestión de patrimonio mobiliario o inmobiliario.

  3. La entidad debe ejercer una actividad económica nueva, es decir, que no se haya ejercido anteriormente bajo otra titularidad.

  4. Los fondos propios de la entidad no podrán ser superior a 400.000 euros en el inicio del periodo impositivo en que el contribuyente adquiera las acciones o participaciones.

  5. Se incentiva la inversión en el mercado primario, es decir en la suscripción de acciones o participaciones, sin que quede amparada por la deducción la inversión mediante la adquisición de acciones ya puestas en circulación (mercado secundario). El inversor deberá adquirir las acciones o participaciones en el momento de creación de la entidad. Si las adquiere más tarde deberá hacerlo mediante una ampliación de capital dentro del plazo de los cinco años siguientes a la constitución de dicha empresa.

  6. Las acciones o participaciones deberán formar parte del patrimonio del inversor durante un plazo superior a tres años e inferior a doce años.

  7. La participación directa o indirecta no podrá ser, durante ningún día de los años que tenga las acciones incorporadas a su patrimonio, superior al 40% del capital social o de sus derechos de voto. Con efectos desde el 1 de enero de 2023, esta limitación no resultará de aplicación a los socios fundadores de una empresa emergente, entendidos como aquellos que figuren en la escritura pública de constitución de la misma.

  8. La entidad deberá expedir una certificación acreditando que, en el periodo en el que el contribuyente adquirió las acciones o participaciones, se cumplían todos los requisitos recogidos por la Ley, tanto los que deben cumplir la propia entidad como los requisitos a cumplir por las acciones o aportaciones, en el periodo impositivo anterior a la adquisición de estas.

La deducción autonómica valencianapor inversión en empresas de nueva o reciente creación se encuentra regulada en el art. 4.1.z de la Ley 13/1997.

La deducción aplicable será del 30% por las cantidades invertidas durante el ejercicio en la suscripción y desembolso de acciones o participaciones sociales como consecuencia de acuerdos de constitución o de ampliación de capital de sociedades anónimas, de responsabilidad limitada y sociedades laborales o de aportaciones voluntarias u obligatorias efectuadas por los socios a las sociedades cooperativas, siendo su límite de 6.600 euros. La deducción podrá incrementarse un 15% con el límite de 9.900 euros cuando además se trate de PYMES innovadoras o tengan su domicilio fiscal en un municipio en riesgo de despoblamiento. La entidad en la cual hay que materializar la inversión tiene que cumplir los siguientes requisitos:

  1. Debe tener el domicilio social y fiscal en la Comunidad Valenciana y mantenerlo durante los tres años siguientes a la constitución o ampliación.

  2. Tiene que ejercer una actividad económica durante los tres años siguientes a la constitución o ampliación.

  3. No debe tener por actividad principal la gestión de un patrimonio mobiliario o inmobiliario.

  4. En caso de que la inversión se hubiera realizado mediante una ampliación de capital o de nuevas aportaciones, la sociedad debe de haber sido constituida en los tres años anteriores a la fecha de esta ampliación, siempre que, además, durante los veinticuatro meses siguientes a la fecha del inicio del periodo impositivo del impuesto sobre sociedades en que se hubiera realizado la inversión, su plantilla media se incremente, al menos, en una persona respecto a la plantilla media existente los doce meses anteriores y que este incremento se mantuviera durante un periodo adicional otros veinticuatro meses.

  5. Las operaciones en que sea aplicable la deducción tienen que formalizarse en escritura pública.

  6. Las participaciones adquiridas tienen que mantenerse en el patrimonio del contribuyente durante un periodo mínimo de los tres años siguientes a la constitución o ampliación.
Volver al índice

Más artículos sobre…

Otras categorías

Suscríbete a nuestro newsletter

y recibe todas las novedades referentes a Artiaga Elordi en tu bandeja de entrada.

"*" señala los campos obligatorios

Introduce tu nombre
Introduce tu email